Roseanne Barr, creadora y protagonista de Roseanne, una de las series de televisión más exitosas de Estados Unidos, hizo que le cancelaran la ficción por un mensaje discriminatorio.

“Si los Hermanos Musulmanes y El planeta de los simios tuvieran un hijo: vj”. Jarrett es de origen iraní y de tez oscura”, escribió en relación a la ex asesora presidencial de Barack Obama, Valerie Jarrett.

Dos horas después, la cadena ABC hizo su descargo a través de un comunicado firmado por la presidenta, Channing Dungey: “La afirmación de Roseanne en Twitter es abominable, repugnante e incompatible con nuestros valores, y hemos decidido cancelar la serie”.

Minutos antes, la actriz había borrado ese tuit y había pedido perdón. “Pido disculpas. Voy a dejar Twitter. Pido disculpas a Valerie Jarrett y a todos los americanos. Siento de veras haber hecho un mal chiste sobre su política y su aspecto. Tenía que haber sabido que eso no se hace. Perdónenme, mi broma era de mal gusto”, aseguró.

Sara Gilbert, coprotagonista y productora ejecutiva de la serie se metió en la polémica con un fuerte mensaje.“Los recientes comentarios de Roseanne sobre Valerie Jarrett, y sobre mucho más, son abominables y no reflejan las opiniones de nuestros actores o nuestro equipo o cualquiera relacionado con la serie. Estoy decepcionada con ella, como mínimo”,aseguró.

Barr ha protagonizado otras controversias, como en 2009 cuando posó para una revista judía posando como Hitler horneando galletas o cuando en 2012 reveló la dirección de un hombre absuelto por asesinato en Florida.

En marzo acusó en Twitter a David Hogg, sobreviviente del tiroteo en la escuela de Parkland, de hacer el saludo nazi en una marcha.

Esta teoría fue ampliamente rechazada por figuras públicas como Rosie O’Donnell y Don Cheadle, así como la analista de CNN April Ryan y el activista de derechos civiles Al Sharpton.