En estas últimas semanas se ha dado a conocer la dramática situación en la que se encuentra Kesha.En el 2004, se hizo pública la demanda de la cantante pop hacia su manager Lukasz Sebastián Gottwald o Dr. Luke ante la Corte Suprema de California por supuestos abusos sexuales contra ella durante 10 años. Kesha denunció que su manager la obligaba a consumir drogas y alcohol para luego abusar sexualmente de ella.Además, relató en el texto de su denuncia que en una ocasión despertó desnuda en la cama de Dr. Luke, «sin capacidad para recordar cómo había llegado hasta allí» después de que la obligara a tomar pastillas.

El demandado rompió su silencio y mediante su cuenta de Twitter aseguró… «No violé a Kesha y nunca tuve relaciones sexuales con ella. Kesha y yo fuimos amigos durante muchos años y ella era como una hermana pequeña para mí».
Asimismo, presentó documentos con una declaración judicial del 2011 en donde Kesha afirmaba que Dr. Luke nunca abusó sexualmente de ella y denuncia que son “mentiras motivadas por dinero” y “declaraciones hechas bajo miedo y amenazas”.
Luego de dos años de demanda judicial, La Corte dio un veredicto final sobre esta dramática situación que dejó a todos con la boca abierta pues favoreció a Dr. Luke. Esto significa que no puede grabar discos con otro productor (por el contrato de exclusividad) y deberá continuar con él o de lo contrario, dejar su carrera entregándole el nombre Kesha y toda su música.

La solución causó indignación por todo el mundo y muchas celebridades como Lady Gaga, Ariana Grande, Lorde, Anne Hathaway entre otras se han manifestado a favor de Kesha, otorgándole apoyo incondicional mediante tweets y mensajes. Tanto así, que la cantante Taylor Swift le donó $250 mil dólares para ayudarla en gastos judiciales.