Si hay una famosa experta en cambios capilares, esa es Katy Perry. Su pelo ha pasado por todos los colores del arcoiris, pero pocas veces se ha visto como ahora: muy corto y rubio platino.

Sin embargo, hace años que no se la veía con el que es su color original: el rubio. Eso sí, esta vez con un toque todavía más platino, como puede verse en las imágenes que ha publicado HuffPost Entertainment en EEUU.

El cambio ha tenido lugar para realizar una sesión de fotos para la portada de la revista Wonderland, en las que la cantante, de 30 años, ha optado por un color y un corte todavía más extremos a los que acostumbra, y que la hacen prácticamente irreconocible. Una sesión que, según afirma ella misma, “es una de mis favoritas”.